La 100 en vivo

Trasladaron a los ocho rugbiers acusados al penal de Dolores a la espera del juicio

Los ocho acusados: Máximo Thomsen (23), Enzo Comelli (22), Matías Benicelli (23), Blas Cinalli (21), Ayrton Viollaz (23), y Luciano (21), Ciro (22) y Lucas Pertossi (23). Los ocho rugbiers acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa, el joven de 18 años asesinado a golpes en enero de 2020 a la salida de un boliche en la localidad balnearia bonaerense de Villa Gesell, fueron trasladados esta madrugada de domingo a la cárcel de Dolores, donde este lunes comenzarán a ser juzgados, informaron fuentes judiciales. Cerca de las 8 de la mañana, un móvil del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) trasladó a Máximo Thomsen (23), Enzo Comelli (22), Matías Benicelli (23), Blas Cinalli (21), Ayrton Viollaz (23), y Luciano (21), Ciro (22) y Lucas Pertossi (23) desde la Alcaidía 3 del penal bonaerense de Melchor Romero hacia la Unidad 6 de Dolores, donde estuvieron detenidos entre el 29 de enero y el 13 de marzo de 2020, Según detallaron las fuentes, los ocho rugbiers quedarán alojados allí -en celdas de dos personas- para el lunes a primera hora ser trasladados al Palacio de Tribunales de Dolores, ubicado en la calle Belgrano 141 de esa ciudad. Desde las primeras horas del día, la calle Riobamba al 200, donde está el ingreso principal del penal de Dolores, se encuentra vallada entre Alberdi y Leandro N. Alem. Allí, en la sala de audiencias de la Cámara de Apelaciones, la misma en la que casi 23 años atrás se realizó el debate oral por el crimen del reportero gráfico José Luis Cabezas, serán juzgados por el Tribunal en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores por el delito de “homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”, en perjuicio de Báez Sosa (18) y las lesiones sufridas por cinco de sus amigos durante el ataque. En tanto, está previsto que los padres de Fernando, Silvino Báez y María Graciela Sosa, lleguen este domingo a la tarde a Dolores. Con relación al debate oral, las audiencias se desarrollarán desde las 9 a lo largo de 22 jornadas, aunque el cronograma podría modificarse a partir del número final de testigos que declaren, sobre una lista original de 177, algunos de los cuales ya fueron desistidos por las partes.El tribunal estará integrado por los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari, mientras que los fiscales Juan Manuel Dávila y Gustavo García intervendrán por parte del Ministerio Público. A su vez, los abogados Fernando Burlando y Fabián Améndola encabezarán la representación de los padres de la víctima en calidad de particular damnificado, mientras que la defensa de los imputados estará a cargo de Hugo Tomei. Según fuentes cercanas a la defensa, los ocho imputados seguirán de manera presencial cada audiencia. En la jornada inicial presentarán su acusación los fiscales y la querella, mientras que luego planteará sus lineamientos Tomei, defensor particular desde el comienzo de la causa. Finalizadas las intervenciones de las partes, declararán como testigos en la primera jornada únicamente Graciela Sosa Osorio y Silvino Báez, padres de Fernando. Fuentes cercanas a la causa indicaron a Télam que la intención de la defensa es que los imputados no brinden declaración en el arranque del juicio, y la posibilidad de que lo hagan luego será evaluada una vez agotada la lista de testigos. La última jornada de testimonios coincidirá con el tercer aniversario del crimen, e incluirá las declaraciones del padre de Benicelli y el de Luciano y Ciro Pertossi, y de las madres de Lucas Pertossi, Comelli y Viollaz. Además, declararán un joven de Zárate que había denunciado semanas antes a uno de los acusados por otra agresión, un amigo de los imputados que fue señalado por la querella como el “sospechoso número 11”, y cerrarán los testimonios Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi, imputados y detenidos en el inicio de la causa y sobreseídos al momento de la elevación a juicio.