La 100 en vivo

A 18 años de la masacre de Quilmes, los policías condenados nunca fueron a prisión

Los jóvenes detenidos y torturados murieron al incendiarse la comisaría / Foto: Eliana Obregón A 18 años de la denominada “Masacre de Quilmes”, en la que murieron cuatro adolescentes tras incendiarse una comisaría en la que estaban demorados y por la que 10 policías fueron condenados y otra oficial será juzgada en diciembre próximo, la madre de una de las víctimas criticó que los acusados nunca hayan ido a una cárcel, al participar de un acto de señalización en homenaje a los chicos realizado en la seccional primera y en la plaza céntrica de ese distrito. El evento, organizado por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, comenzó a las 15 con el descubrimiento de una placa conmemorativa en la comisaría 1ra. ubicada en Alem y Sarmiento, donde fallecieron Elías Giménez (15), Diego Maldonado (16), Miguel Aranda (17) y Manuel Figueroa (17). Además, familiares y allegados a los adolescentes inauguraron un Cartel de Señalización de Violencia Institucional en la Plaza Hipólito Yrigoyen, en calle Alsina, entre Yrigoyen y Gaboto. Allegados a las víctimas se expresaron en un acto / Foto: Eliana Obregón “Estoy disconforme con lo que pasó durante este proceso que fue difícil porque a dieciocho años nunca fueron presos (los policías) y alguno todavía está en la casa incumpliendo con la prisión domiciliaria”, dijo a Télam Isabel Figueroa, madre de Manuel. Por las torturas y el incendio, fueron sentenciados a penas de entre 3 y 16 años el excomisario Juan Pedro Soria, el subcomisario Basilio Vujovic, el oficial inspector Fernando Pedreira, el cabo Hugo D’Elia, los agentes Franco Góngora, Gustavo Altamirano y Elizabeth Fernanda Grosso, y los oficiales Gustavo Ávila, Héctor Jorge Gómez y Juan Carlos Guzmán. “Me hubiese gustado que fueran todos presos y que pagaran por lo que hicieron. No sé por qué a algunos les dieron tres años y a otro dieciseis, todos son culpables. Les dieron muchas posibilidades para que sigan libres, esa noche había once policías y los once debieron tener las mismas condenas”, resaltó Isabel. Familiares de los adolescentes inauguraron un Cartel de Señalización de Violencia Institucional en la Plaza Hipólito Yrigoyen / Foto: Eliana Obregón Tras ese debate y gracias a las declaraciones aportadas por testigos que fueron buscados “casa por casa” por los familiares de las víctimas, la oficial Elda Marina Guaquinchay Bogado fue señalada como una de las policías que también estaba en la dependencia al momento de los hechos y que hasta entonces no había sido imputada. La mujer, en ese momento embarazada de siete meses, habría formado parte, según testigos, de un cordón policial que apaleó a las víctimas cuando salían de las celdas quemadas y se dirigían a las duchas, y no habría hecho nada para detener las torturas. Guaquinchay Bogado irá a juicio oral del 12 al 15 de diciembre de este año por el delito de “omisión de torturas” y Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires le había iniciado un sumario administrativo. Foto: Eliana Obregón “Esperamos que en este caso sí vaya presa, que la condenen y vaya a una cárcel común”, aseguró la madre de Figueroa. Es que a pesar de que existieron condenas de cumplimiento efectivo, ninguno de los policías fue enviado a un penal. Actualmente, el único que está con prisión domiciliaria es Pedreira, quien había sido condenado a 16 años de prisión y en septiembre último le rechazaron un recurso federal de apelación, por lo que próximamente podría ir a una cárcel.La “Masacre de Quilmes” ocurrió en la noche del 20 de octubre de 2004 cuando policías ingresaron a las dos celdas de la comisaría 1ra. de esa localidad, que alojaba a 17 adolescentes, a quienes golpearon y sometieron a torturas  En tanto, D’Elía y Guzmán recibieron 10 y 9 años, respectivamente, pero están en libertad condicional, mientras que el resto ya cumplieron sus penas. Isabel Figueroa criticó que no haya controles sobre las prisiones domiciliarias dado que cuando la defensa solicitó la condicional y el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Quilmes requirió al Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) un informe sobre su conducta, se comprobó que más de 100 veces se registró la interrupción de su monitoreo y que, al menos dos veces, hubo rotura de la tobillera electrónica sin marcas llamativas. “Nadie los controló, salían a comprar, todos estos años hicieron lo que quisieron ¿y los chicos qué? a nuestros hijos no le dieron ninguna posibilidad”, concluyó. Foto: Eliana Obregón La “Masacre de Quilmes” ocurrió en la noche del 20 de octubre de 2004 cuando policías ingresaron a las dos celdas de la comisaría 1ra. de esa localidad, que alojaba a 17 adolescentes, a quienes golpearon y sometieron a torturas. En reclamo, los detenidos iniciaron un incendio y motín, que derivó en la muerte de los cuatro jóvenes. Maldonado fue el primero que falleció -el 21 de octubre- tras el incendio, mientras que el día siguiente murió Figueroa; el 25 de octubre, Giménez, y el 11 de noviembre, Aranda.